De niña le atraía el color verde, más que el amarillo.

A los 30 años, desde que lo probó, ya no lo dejó. Guillermina vive en la comunidad Bajo Madre de Dios y goza de las huertas, en la hacienda Herrera, donde se siembra este fruto…

Ver el especial en una nueva página