Ilustración de Viana

Ximena Díaz tiene una voz que trasmite felicidad. Una luz en cada palabra cuando recuerda la historia de diez mujeres arequipeñas. Aquellas que tiempo atrás hacían ver a algunas familias que tenían un tesoro en casa y no una razón para llorar. Mientras esos padres escondían a aquellos niños, los amarraban. Estas diez mujeres tocaban sus corazones para decirles que les den a sus hijos. Que podía ser diferente. Así nació esta mina donde las piedras preciosas son niños.

Hace un tiempo estaba pendiente compartir esta visita en la mina más rica tal vez del Perú. Este espacio, también será un espacio para esta mina tan preciosa:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *