¿Quién denuncia el robo del recurso hídrico?
¿quién detiene el crecimiento desordenado y canibal
de las zonas urbanas?
¿por qué aún se mantiene un sistema de riego deficiente
y poco productivo?

Los conflictos por el agua, será la gruesa telaraña
a desenredar. Autoridades y población en general
deben darse cuenta que la solución no es fácil.
Pero los espectadores sobran. Los especialistas deben actuar.
La sociedad a prevenir y cuidar el recurso hídrico.